Según informaciones aparecidas en prensa el gobierno de la Generalitat Valenciana prevé un cambio importante a partir del 1 de enero de 2017, en el actual sistema del impuesto de sucesiones y donaciones, que pasaría por, con referencia al impuesto de donaciones, la desaparición de las bonificaciones por parentesco que actualmente se aplicaban entre ascendientes y descendientes hasta segundo grado y que convertían en exentas a efectos prácticos todas las donaciones de menos de 100.000 €, y por lo que se refiere al impuesto de sucesiones, se plantea una restructuración importante que aumentaría la tributación de las herencias de mayor cuantía.

Acceda Aquí a la noticia completa.