Modificaciones en el pago a cuenta del Impuesto de sociedades.

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley en el que se introducen medidas tributarias dirigidas a la reducción del déficit público. Se fija un pago fraccionado mínimo del 23 por 100 para empresas que facturen más de diez millones de euros.

Pago mínimo: El Real Decreto Ley reestablece la figura de un tipo mínimo en el pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades. No se trata de una subida del tipo de gravamen del impuesto, sino de un mayor adelanto a cuenta de lo que deban tributar, que será descontado cuando presenten la oportuna declaración del impuesto, según estipula la Ley.

El tipo mínimo en el pago fraccionado será del 23 por 100 del resultado contable positivo y se aplicará a las empresas con un volumen de facturación superior a diez millones de euros.

Mayor proporción para calcular el pago fraccionado: Además de fijar un pago fraccionado mínimo, se modifica también el cálculo del pago fraccionado para las empresas con volumen de facturación superior a diez millones de euros, con el fin, precisamente de aproximarlo al tipo nominal del impuesto. De esta forma, se aplicará el 24 por 100 de la base imponible en vez del 17 por 100 actual.

El Real Decreto Ley entrará en vigor de forma inmediata, una vez que se publique en el Boletín Oficial del Estado.  El Real Decreto Ley deberá ser convalidado por el Parlamento en las próximas semanas.

La plusvalía municipal en ventas con perdidas.

En los últimos tiempos es cada vez más habitual la venta de inmuebles urbanos con pérdidas por parte del transmitente, este hecho suele tener como fondo del asunto las variaciones de precios sufridas por los inmuebles en los últimos años, ante esta situación los Ayuntamientos, están obviando estas pérdidas procediendo a calcular el importe del impuesto de Plusvalía (IIVTNU) en base a las variaciones de valores catastrales, tal y como indica la norma tributaria, sin tener en cuenta el resultado real de la operación de compraventa.

Los tribunales están poniendo en tela de juicio la corrección de esta forma de proceder, basándose en que al tratarse de un impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, cuando no hay incremento de valor, la consecuencia es que no hay hecho imponible y en consecuencia no hay impuesto. La aplicación de esta postura exige que se acredite la pérdida de valor en la operación, cuestión que no resulta procesalmente sencilla, no obstante se abre una puerta para recurrir una parte importante de las liquidaciones que practican los Ayuntamientos.

La plusvalía municipal en ventas con perdidas.

En los últimos tiempos es cada vez más habitual la venta de inmuebles urbanos con pérdidas por parte del transmitente, este hecho suele tener como fondo del asunto las variaciones de precios sufridas por los inmuebles en los últimos años, ante esta situación los Ayuntamientos, están obviando estas pérdidas procediendo a calcular el importe del impuesto de Plusvalía (IIVTNU) en base a las variaciones de valores catastrales, tal y como indica la norma tributaria, sin tener en cuenta el resultado real de la operación de compraventa.

Los tribunales están poniendo en tela de juicio la corrección de esta forma de proceder, basándose en que al tratarse de un impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, cuando no hay incremento de valor, la consecuencia es que no hay hecho imponible y en consecuencia no hay impuesto. La aplicación de esta postura exige que se acredite la pérdida de valor en la operación, cuestión que no resulta procesalmente sencilla, no obstante se abre una puerta para recurrir una parte importante de las liquidaciones que practican los Ayuntamientos.

 

Los sueldos por objetivos ganan presencia en las empresas.

La retribución variable sigue abriéndose camino en España. El 33,6% de los trabajadores españoles perciben al menos parte de su salario ya sea en forma de primascomisionesbonus o gratificaciones, que suelen estar ligados a la consecución de determinados objetivos mensuales, trimestrales o anuales. Así se desprende del Informe Infoempleo Adecco 2015: Oferta y demanda de empleo en España, que analiza los datos del año pasado.

Aunque sigue siendo una práctica que afecta solo a una tercera parte de la masa laboral del país, la proporción de personas que perciben parte de su salario en variable ha crecido 4,8 puntos porcentuales respecto al año pasado. La necesidad de sacar objetivos en un entorno de recuperación podría estar detrás de esta tendencia al alza.

Los cargos directivos son los más proclives a ser remunerados con esta fórmula. Así, el 52,8% de los ejecutivos cobra una parte de su salario en variable, proporción que cae hasta el 38,6% en los puestos intermedios y al 31,6% en el resto de empleados.

Los perfiles más proclives a recibir esta forma de pago suelen corresponderse con aquellos que conviene incentivar de forma más regular. Así, el área comercial despunta como la que más a menudo se remunera de forma variable. El 62% de los trabajadores españoles adscritos a estos departamentos, según el informe Infoempleo, nota diferencias en la cantidad que le ingresan en su cuenta dependiendo del mes.

Le siguen, aunque a distancia, las áreas de compras, logística y transporte, que en un 38,6% de los casos optan por fórmulas de retribución variable; los departamentos legales, los de atención al clienterecursos humanos, financieros y contables, entre otros. Los puestos administrativos y de secretariado son, con un 17%, los que menos asalariados tienen que cobren variables.

Llama la atención el hecho de que hay compañías, aunque muy pocas (el 6,2% de las analizadas por Infoempleo), que retribuyen a más del 75% de sus plantillas con fórmulas que incluyen elementos variables. El 17,6% de las compañías, de hecho, paga a la mitad o más de la plantillas teniendo en cuenta variables.

Notiacia original publicada en Cinco dias

Aprobado el calendario de festivos de la Comunidad valenciana.

El Pleno del Consell ha aprobado los doce días festivos correspondientes a fiestas de ámbito nacional y autonómico para el calendario laboral del año 2017.

A estos 12 días de fiesta de ámbito nacional y autonómico, habrá que sumar otros dos días de fiestas locales que aprobarán los plenos de los respectivos ayuntamientos.

Los días festivos de ámbito nacional y autonómico serán los siguientes:
– 6 de enero: Epifanía del Señor (viernes)
– 13 de abril: Jueves Santo
– 14 de abril: Viernes Santo
– 17 de abril: Lunes de Pascua
– 1 de mayo: Día del Trabajo (lunes)
– 15 de agosto: Asunción de la Virgen (martes)
– 9 de octubre: Día de la Comunitat (lunes)
– 12 de octubre: Fiesta Nacional de España (jueves)
– 1 de noviembre: Fiesta de Todos los Santos (miércoles)
– 6 de diciembre: Día de la Constitución (miércoles)
– 8 de diciembre: Día de la Inmaculada Concepción (viernes)
– 25 de diciembre: Navidad (lunes)